Teléfono de Atención +34 968 123 900

¿Cómo recoger datos del cultivo?

“El conocimiento es la base para cualquier actividad, y en temas de riego, conocer las variables reales marca la diferencia entre agricultura de cromañón y Agricultura 4.0.”

El regadío representa el 22% de la superficie de cultivo. Además, el consumo de agua para agricultura en España representa alrededor del 80% del consumo total, sabiendo que la mayor parte de tierras de cultivo están en manos de pequeños agricultores, cualquier avance pasa por hacer accesible la tecnología. El primer paso, es la colocación de sensores en campo que nos transmitan información en tiempo real, así, realizar acciones basadas en información y por ende ajustadas a las necesidades reales.

Debemos valorar cuánto, cuándo y dónde regar, ya que las pérdidas en el agua utilizada en agricultura pueden llegar a superar el 50%, evaporación, fugas, percolación… y podrían reducirse al 15% con el uso de tecnología. Este ahorro supondría un volumen mayor que el consumo actual conjunto de la industria y los hogares.

¿Cómo instalar los sensores en campo?

Tenemos todas las herramientas necesarias, sensores precisos que miden valores de humedad, CE y Tª de suelo y sustrato, sondas de lluvia, pluviómetros, sondas de radiación solar, veletas y anemómetros digitales…; también disponemos de una red global de transmisión de información como es la WWW (World Wide Web) y dispositivos inteligentes, Smartphone, Tablets, Laptop… con los que accedemos de manera sencilla a la información que deseamos; por lo tanto, lo único que necesitamos es conectar esos sensores a la web e interpretar la información para que nos sea sencillo valorarla, es en este punto, donde entra nuestro dispositivo DATALOGGER, dispositivo para situar en campo en el que podemos conectar sondas y sensores. Él se encarga de enviar la información a nuestro dispositivo y gracias a la App de NUTRICONTROL leer esta información de forma instantánea, visualizarla en gráficas, y calcular variables que nos permitan actuar de manera consecuente, como pueden ser: la evapotranspiración, punto de rocío, déficit de presión de vapor, horas de frío, etc. Este es el primer paso para integrar el Big Data en la agricultura.

El equipo funciona de forma autónoma, pudiendo ser alimentado por un panel solar y batería. Instalado y funcionando en cinco minutos, ya que simplemente lo colocamos en su posición, conectamos los sensores y comenzará a enviar toda la información a nuestros dispositivos.

Gracias a esta información podemos llegar a ahorrar fertilizante y más de un 30% del agua de regadío, por lo que reducimos costes, evitamos riesgos conociendo las variables instantáneas, en conjunto mejoramos nuestras producciones y aumentamos la vida útil de nuestra instalación.

Más información en PRODUCTOS