Teléfono de Atención +34 968 123 900

ALIADOS Y ENEMIGOS DE LA AUTOMATIZACIÓN AGRÍCOLA

Durante la última década, la automatización agrícola se ha desarrollado a un nivel muy alto, al que han contribuido enormemente las empresas, universidades y centros de investigación españoles. Pero más concretamente de la Región de Murcia, en donde se ubican muchos de estos nichos de desarrollo tecnológico y que le ha permitido alcanzar reconocimiento internacional, y convertirse en un referente mundial en cuanto a automatización, eficiencia, ahorro y optimización de recursos tan escasos y caros como el agua.

Para continuar con este desarrollo de alto nivel, es necesario conocer cuáles son los principales aliados con los que cuenta la automatización agrícola, y cuáles son sus enemigos o dificultades a las que hay que hacer frente.

Entre los principales aliados de la automatización agrícola se encuentran:

  • Experiencia y robustez de sus sistemas: esto se ha conseguido porque agricultores, productores, centros de investigación y universidades han avalado, contrastado y probado estos sistemas durante décadas.
  • Eficiencia en el uso de recursos: se ha conseguido un ahorro medio en los costes de explotación de entre el 20-30%, pudiendo llegar en algunos casos al 55%.
  • Optimización y mejora de los procesos: reducción de la mano de obra en procesos que pueden ser automatizados, ayudando a minimizar la probabilidad de error y permitiendo destinar esa mano de obra a otras labores que aún no pueden ser automatizadas.
  • Tendencia social a una agricultura enfocada a lo ecológico: el consumidor quiere conocer en todo momento los recursos empleados y así empieza a exigirlo a los mercados: huella hídrica, consumo de fertilizantes, etc.

Por el contrario, el mayor enemigo de la automatización es:

  • Falta de formación o práctica del usuario final: ya sean agricultores o técnicos encargados de las operaciones. Ignorar todos los beneficios que pueden aportar los equipos de riego, la fertirrigación, el monitoreo, etc. puede llevar a elegir equipos que no sean aptos para el cultivo o que no se adapten a las necesidades requeridas.

Es importante que tanto los técnicos y asesores como los propios agricultores conozcan bien el manejo y características de los equipos existentes en el mercado, para poder así disponer de toda la información necesaria para la correcta elección y manejo de los dispositivos que mejor se adapten al cultivo, a sus capacidades, a su volumen de inversión, etc. para sacar el máximo rendimiento de la instalación.