Teléfono de Atención +34 968 123 900

Los beneficios de la fertirrigación

La fertirrigación, además de ser una de las estrategias más efectivas para la aplicación de insumos en los sistemas agrícolas, presenta otros múltiples beneficios.

Entre las principales ventajas que ofrece esta técnica y que repercuten directamente en la explotación, se encuentran:

   1. Mejora en el proceso de aplicación de fertilizantes:

  • En poca cantidad, y en el momento óptimo; se pueden establecer diferentes planes de fertilización en función del estado fenológico de la planta.
  • Los nutrientes se dirigen a la zona radicular, por lo que la actuación de los fertilizantes es más rápida y se asimila mejor.
  • Distribución homogénea y simultánea.

   2. Utiliza solo la cantidad necesaria de agua y fertilizantes.

El agua y los nutrientes quedan perfectamente localizados en la zona de absorción de las raíces.

   3. Aumenta la rentabilidad del uso de los insumos aplicados.

Con la optimización del agua y los fertilizantes, disminuyen los costes de los mismo.

   4. Respeto al medio ambiente.

Minimiza la contaminación del suelo y del agua subterránea.

   5. Aumento de la producción y de la calidad del cultivo.

Gracias a la multi-inyección, que permite repartir el fertilizante a lo largo de todo el riego. Las raíces tienen que hacer menos esfuerzo en alcanzar los elementos nutritivos aprovechando esa energía en producir.

   6. Automatización y control.

Permite un mayor control sobre el cultivo con la gestión automatizada del agua y del fertilizante.

   7. Mayor aprovechamiento de suelos y agua de mala calidad.

Con un buen manejo y los conocimientos necesarios, se pueden utilizar aguas de baja calidad agronómica, y es posible el aprovechamiento de suelos de mala calidad.