Teléfono de Atención +34 968 123 900

CONTROL DEL RIEGO Y LA FERTIRRIGACIÓN BASADO EN LA LECTURA DE SONDAS

Una buena gestión del riego contribuye no solo a la optimización de los recursos hídricos, sino de todos los recursos disponibles. Para un control más completo del riego y la fertirrigación, los equipos de Nutricontrol se pueden combinar con una amplia variedad de sondas que miden los parámetros de humedad, temperatura, conductividad eléctrica (CE) en suelos y sustratos, asegurando la gestión inteligente de la instalación.

La monitorización de la humedad en el suelo ayuda a controlar y ajustar los programas de riego. Contar con unas condiciones adecuadas de humedad, temperatura y CE a nivel de raíz se traducen en un incremento y mejora de la calidad de la producción. Además, la información del movimiento del agua y las sales en el suelo es muy valiosa para evitar la pérdida de agua y fertilizantes por percolación profunda y, por tanto, para prevenir la contaminación del subsuelo. Las sondas son herramientas precisas que, junto con su sencillo manejo, facilitan su instalación a diferentes alturas del perfil del suelo.

Un programa de riego que considere la retención de humedad del suelo y el coeficiente de cultivo permite, junto con el uso de sondas de humedad del suelo, conocer las necesidades hídricas del cultivo. Los equipos de Nutricontrol pueden decidir el inicio de un riego por los datos proporcionados de hasta dos sondas de humedad de suelo y el fin del mismo por los valores ofrecidos por una tercera sonda. Esta opción de programación permite decidir cuál es el momento óptimo para el comienzo del riego y, a la vez, evitar las pérdidas por percolación profunda de agua y fertilizante cuando han sobrepasado la franja de suelo donde se encuentran las raíces del cultivo.