Teléfono de Atención +34 968 123 900

El uso de pantallas en el cultivo de cáñamo en invernadero

La producción comercial de cáñamo ocurre generalmente en interiores y requiere controles ambientales de humedad e iluminación tanto para el crecimiento vegetativo como para las etapas de desarrollo de la floración. Una de las variables más relevantes para una buena producción de cáñamo es el fotoperiodo, en función de la exposición de la planta a la luz, el rendimiento del cultivo aumentará o disminuirá. En la fase vegetativa la planta debe recibir más horas de luz, mientras que en la de floración, requiere periodos más cortos, empezando a florecer cuando la exposición diaria a la luz empieza a disminuir.

Pese a que no existe un protocolo establecido para la utilización de pantallas en invernadero para el cultivo de cáñamo (depende de la latitud, tipo de invernadero, instalación de luces auxiliares, variables climáticas…), está demostrado que las pantallas pueden ofrecer una solución fácil y sobre todo económica a la hora de cultivar el cáñamo en invernaderos, ya que pueden influir sobre los parámetros más importantes para el crecimiento de la planta: luz, temperatura, CO2 y humedad.

Una de las formas más usadas en la producción de cáñamo en invernadero es instalar más de una pantalla para conseguir diferentes objetivos como, por ejemplo, aumentar los niveles de sombreo sobre el invernadero y permitir un oscurecimiento total (blackout) para mejorar las condiciones climáticas.

Es recomendable hacer uso de la tecnología para poder jugar con las funciones que realizan cada una de las pantallas de forma independiente. Como por ejemplo el sistema OPTIMUM, que permite asignar a cada una de ellas un modo de funcionamiento distinto: pantalla con función térmica, de sombreo, de oscurecimiento… Así, en base a unos parámetros establecidos, se consigue regular la radiación luminosa natural y el fotoperiodo.