Teléfono de Atención +34 968 123 900

La importancia de la fertirrigación para optimizar el uso de fertilizantes

Para lograr una buena producción y un cultivo de calidad, es recomendable el uso de fertilizantes en el ámbito agronómico, más aún, cuando el suelo en el que se cultiva no tiene los recursos suficientes para satisfacer las necesidades del mismo.

En suelos de baja fertilidad, los fertilizantes aumentan la profundidad a la cual las raíces crecen y ayudan a la planta en la absorción de nutrientes. Pero teniendo en cuenta que los cultivos asimilan el 20-40% de los fertilizantes aplicados y el resto se pierde por diversos mecanismos, es necesario optimizar el uso de nutrientes que se aplican a la planta para conseguir ese aumento del rendimiento y la calidad de los cultivos.

Y es que el uso de los fertilizantes en la agricultura no ha parado de crecer en los últimos años; según datos de la Asociación Internacional de Fertilizantes (IFA), en el año 2018 la cantidad de fertilizantes rondó los 187 millones de toneladas, y las previsiones son que esta cantidad ascienda hasta los 191,4 millones de toneladas en el 2020. Por lo que la optimización de los fertilizantes y el uso responsable y eficiente del agua de riego es el reto de la agricultura actual.

Para conseguir una máxima eficiencia del agua y los fertilizantes, sin que existan pérdidas de ningún tipo, existe la fertirrigación; una técnica que permite la aplicación simultánea de agua y fertilizantes a través del sistema de riego, optimizando su uso responsable y eficiente.

El sistema de fertirrigación es, hoy en día, el método más racional de que disponemos para realizar una fertilización optimizada.