Teléfono de Atención +34 968 123 900

CONTROLAR LA TEMPERATURA Y LA HUMEDAD MEDIANTE LA HUMIDIFICACIÓN

De todos los factores de producción en invernadero, el control climático es el más importante. El desarrollo de los cultivos en sus diferentes fases de crecimiento está condicionado por distintos factores climáticos como la temperatura, la humedad relativa, la radiación solar, el CO2…

En esta ocasión vamos a tratar la humidificación como técnica de control de la humedad relativa y de la temperatura. El control de la humedad y la temperatura es indispensable, y más si cabe durante periodos de calor como ocurre en estos meses de verano.

Si en el interior del invernadero no se dan las condiciones óptimas de humedad y temperatura, se reduce la actividad fotosintética y el crecimiento de la planta se ve afectado. Durante el día la planta abre sus estomas para favorecer el intercambio gaseoso y activar la transpiración. Si la humedad relativa es baja y la temperatura elevada, la planta cerrará sus estomas, reducirá la transpiración y, en consecuencia, disminuirá su producción fotosintética.

Para el control de la humedad y la temperatura en invernadero por medio de la humidificación se cuentan con distintos sistemas de humidificación; válvulas de nebulización conectadas a una o varias bombas de nebulización, y ventiladores con nebulizadores incorporados (Hygrofan Rotator), que pulverizan agua y la distribuyen en el interior por la corriente de aire que produce el ventilador. El objetivo será conjugar ventilación del invernadero y nebulización, para provocar el máximo de evaporación de agua, y conseguir un descenso de temperatura.

Los controladores de clima de Nutricontrol son capaces de controlar la humidificación en cada uno de los compartimentos climáticos. Cualquiera de los sistemas descritos anteriormente se puede activar con las siguientes funciones:

Humidificación: el sistema de humidificación se activa en situaciones de falta de humedad (Humedad Relativa baja o Déficit Hídrico alto).

Refrigeración: el sistema de humidificación se activa en situaciones de exceso de temperatura en el invernadero. Mediante la evaporación de la neblina de agua producida por el sistema, se sustrae calor al aire del entorno.

Controlar la temperatura y humedad mediante un equipo de clima, garantiza unas condiciones óptimas ambientales para el cultivo.