Teléfono de Atención +34 968 123 900

La importancia del control de pH en los cultivos

Siguiendo el hilo de nuestra última publicación relacionada con la sensorización de la agricultura, hoy queremos hablar de la importancia del control del pH en los cultivos. El pH es un indicador muy importante y un factor decisivo que hace que los nutrientes necesarios para un correcto desarrollo del cultivo estén disponibles para la planta.

La acidez del suelo determinará las reacciones químicas y solubilidad de los nutrientes, consiguiendo que estos puedan ser absorbidos sin problemas por las raíces. Un rango de pH inadecuado afecta directamente a la capacidad del sistema radicular, pues si los valores del pH son extremos, puede derivar en una precipitación de ciertos nutrientes haciendo que dejen de estar disponibles.

La acidez se mide en una escala de valores de pH que oscila entre 0 y 14, siendo el pH entre 5,5 y 6,5 el rango óptimo establecido para que exista una mayor disponibilidad de los nutrientes para la mayoría de los cultivos (con excepciones).

Los suelos alcalinos (con un rango superior a 7) provocan precipitados de abonos y obturación en los goteros, mientras que los suelos ácidos (con un rango menor a 5) dañan las raíces impidiendo que puedan absorber los nutrientes necesarios. Al preparar la solución de riego habrá que asegurar que el pH se encuentra en un rango entre 5,5 y 6,5 para garantizar que todos los elementos nutritivos se encuentren disponibles para la planta. Ver tabla con los rangos de acidez y su relación con la absorción de nutrientes.

El pH de la solución de riego es esencial para una correcta gestión de la fertirrigación. Un sistema que dosifique los fertilizantes y el ácido de manera estable, sin oscilaciones en el pH y conectividad, dará lugar a un buen desarrollo del cultivo y un aumento de la calidad y cantidad de la producción. Los equipos de fertirrigación permiten el control del pH y la CE mediante la aplicación exacta de fertilizante y ácido. Estos equipos poseen una sonda de pH que permite que la solución de riego (agua+ fertilizante+ ácido) penetre en el interior, realizando la medida de forma exacta.