Teléfono de Atención +34 968 123 900

SONDAS DE HUMEDAD PARA OPTIMIZAR EL USO DEL AGUA

Monitorizar en tiempo real y de forma continua las variables de humedad, conductividad, temperatura, concentración de nutrientes, etc. es de gran ayuda para poder realizar una correcta gestión del riego.

Una de las tendencias tecnológicas para mejorar la eficiencia de uso del agua (entendida como la producción obtenida en un cultivo por volumen de agua empleado) y del uso de nutrientes (entendida como la producción obtenida por cantidad de nutriente aplicado en fertirrigación) es el empleo de sondas de humedad de suelo.

La monitorización de los parámetros del suelo a través de sondas de humedad ayuda a tomar mejores decisiones en la programación del riego, y ayuda a determinar la cantidad de agua necesaria a aplicar y cuándo aplicarla. La idea es controlar el nivel de humedad que hay en la zona radicular para evitar tanto la asfixia radicular como el estrés hídrico. Si se consigue realizar los riegos adecuados y mantener la zona de la raíz en buen estado de desarrollo y humedad, se podrá sacar el máximo rendimiento al cultivo.

Las principales ventajas de la monitorización a través de sondas son:

  • Ahorro en el consumo de agua, ajustando el número y el tiempo de riego.
  • Ahorro de fertilizantes, reduciendo la lixiviación de nutrientes y optimizando la fertirrigación.
  • Menor impacto medio-ambiental y optimización de recursos naturales.

Las sondas de humedad de suelo son grandes aliados para el agricultor, aportan información para la toma de decisiones de riego y son, no solo una herramienta eficiente, sino sostenible con el medio ambiente.