Teléfono de Atención +34 968 123 900

Conceptos generales sobre pH

El pH indica la cantidad de hidrogeniones en una disolución. Su valor se sitúa entre 0 (ácido) y 14 (básico), siendo 7 pH neutro.

El pH es el logaritmo negativo en base 10 de la actividad de los iones hidrógeno:

pH=-log10[aH+]

Importancia del pH en los cultivos

El pH de la solución nutriente puede afectar al crecimiento vegetal de dos formas principalmente:

  • A la disponibilidad de los nutrientes, ya que con los valores extremos de pH se produce la precipitación de ciertos nutrientes permaneciendo en forma no disponible para las plantas.
  • A la capacidad de absorción de nutrientes por parte de las raíces. Todas las especies vegetales presentan unos rasgos característicos de pH en los que su absorción es idónea, fuera de este rango, la absorción radicular se ve dificultada. Si la desviación es extrema, puede verse deteriorado el sistema radicular o presentarse toxicidades.

En el siguiente gráfico podemos observar la solubilidad de los principales elementos frente al pH:

diagrama de Troug
 Diagrama de Troug

El pH en la solución de fertirrigación

El pH en las soluciones de fertirrigación, tanto en cultivo en suelo como en hidroponía, debe ser tal que permita estar disuelto en la totalidad de los nutrientes sin dañar las raíces, evitando de este modo la formación de precipitados que pudieran causar obturaciones en los sistemas de riego e indisponibilidad para la absorción radicular de dichos nutrientes.
El rango ideal de pH está entre 5.0 y 6.5, ya que la práctica totalidad de los nutrientes son asimilables por la planta. Por encima de pH 6.5 la formación de precipitados puede causar importantes problemas. Por debajo de pH5 puede verse deteriorado el sistema radical, sobre todo en cultivos hidropónicos.

El pH en el suelo

La inmensa mayoría de las aguas de riego que manejamos muestran un pH superior al óptimo, la cantidad de ácido a aportar depende principalmente de la concentración del ión bicarbonato presente en el agua de riego, ya que éste actúa como tampón contra los cambios de pH en el agua de riego y a concentraciones elevadas es necesaria mayor cantidad de ácido para su neutralización y ajuste de pH.

Ajuste de pH

El caso más generalizado es que las aguas para riego tengan el pH superior a 5.8 y normalmente la presencia de los iones bicarbonato, y algo menos los iones carbonato, son los responsables de ello. La forma de bajar pH de este agua de riego consiste en eliminar estos iones, y ello se consigue con la adición de algún ácido.
Los ácidos más utilizados en soluciones nutritivas para cultivos sin suelo, son el ácido nítrico y el ácido fosfórico. Estos ácidos tienen la ventaja de que además de servir para hacer el ajuste de pH, aportan elementos nutritivos necesarios para la planta.

Nuestras máquinas se conectan en by-pass en el cabezal de riego, recogiendo agua después del sistema de filtrado añadiendo los fertilizantes y ácido e inyectando todo de nuevo aguas arriba del sistema de filtrado, encargándose este de realizar una mezcla homogénea. Simultáneamente miden el valor de pH de la mezcla, realizando un ajuste continuo en las dosis, resultando en un valor estable y deseado de pH.